Este post se ha leíd6012veces

Mar de Flores, en Indonesia, donde Mafra fue capturado por los portugueses
Ginés de Mafra dio la vuelta al mundo dos veces y escribió un bello relato sobe la hazaña. Como premio, su mujer lo abandonó, dándolo por muerto, y los portugueses lo encarcelaron durante casi cinco años, enfurecidos al encontrar un enemigo en sus tierras. Por si fuera poco, le confiscaron sus escritos y persona alguna volvió a verlos jamás. Ginés de Mafra había tomado el testigo de su primo, Juan Rodríguez de Mafra, piloto de Magallanes y hombre de mundo, y tal vez mirándose en el espejo de su pariente no dejó de dar vueltas durante toda su vida. Ginés nació en Jerez pero se marchó joven a la tierra de su familia, Palos, en Huelva, centro de la navegación en aquellos tiempos. Tanto que Colón y sus hombres zarparon de su puerto para ‘descubrir’ América unos años antes. Ginés iba a bordo de la nao Trinidad, en la expedición de Magallanes, cuando tuvieron aquel legendario encuentro con los portugueses que demostraba, de una vez por todas, la esfericidad de la tierra. Ya no había dudas. Los portugueses habían navegado hacia el levante, sorteando África y la India, y ellos hacia el poniente, superando América.
El premio no fue muy justo porque los lusos encerraron a Mafra cinco meses en una jaula en la isla de Banda, otros cinco en Malaca, ambas en Indonesia, y luego dos años más en Cochin, en la India. El jerezano siguió su horroroso peregrinar hasta la cárcel de Limonejo, en Lisboa, donde fue encarcelado otra vez. Y aún así debía de estar satisfecho porque sus compañeros de tripulación morían a puñados debido a los malos tratos y a la insalubridad de las prisiones. Allí los portugueses incautaron sus relatos, los diarios de su navegación y la ruta. Un valioso tesoro que cayó en manos de la corona lusa no sin asombro. Los papeles sólo llegaron a España setenta y cinco años después, cuando los dos reinos se unieron temporalmente para ser uno solo. Con tanto ajetreo, los documentos desaparecieron y sólo sabemos de ellos por referencias.
La otra parte de la expedición, mientras tanto, había conseguido la hazaña. El 6 de septiembre de 1522, dieciocho marineros con aspecto de cadáveres llegan triunfales a Sanlúcar de Barrameda. Entre ellos, Antonio Hernández Colmenero y Juan Rodríguez, dos onubenses que resistieron la extenuante aventura. A Ginés de Mafra aún le quedaban cuatro años más de cautiverio entre los portugueses y dos décadas de vida por delante. Tras ser liberado, Ginés pasó los siguientes años pagando un precio desorbitado por su afición al vagabundeo: su mujer, pensando que había muerto, vendió todas sus posesiones y se casó con otro. Tanto litigó y tanto debió de sufrir que cinco años más tarde, en 1531, ya está en América otra vez, esta vez en Guatemala como piloto de Pedro de Alvarado, y poco después lo sitúan en el Perú.
Lo cierto es que en 1543 protagoniza un hecho inaudito en la época: vuelve a las islas que descubrió con Magallanes. Veintidós años después, con una vuelta al mundo a sus espaldas, cuando muchos de sus vecinos seguían sin creer que la tierra fuera redonda, a Ginés de Mafra le da por volver al Pacífico. Se enrola en la expedición del malagueño Ruy López de Villalobos y busca, nuevamente, las islas de las Especias. Zarpa de la Barra de Navidad, en México, y enfila proa al sudeste asiático. Esta vez descubre las islas Filipinas y repite el ciclo que vivió con Magallanes. En su testamento deja una relación de sus viajes y un misterio que aún hoy se discute: la isla de Mazaua, situada al norte de la actual Mindanao (El misterio de Mazaua). Mafra describió una isla de setecientas hectáreas, situada a 9º Norte y con mucho oro. Una isla que nunca más volvió a ver nadie y que pasó como leyenda producida por un exceso de imaginación hasta que en 2001 un grupo de geólogos descubrió que en ese mismo lugar hubo no hace mucho una isla que se hundió tras algún seísmo…

Bibliografía

La trama Colón: manipulación en el descubrimiento de América, Antonio Las Heras, Madrid, 2006
Colección de los viajes y descubrimientos de los españoles desde fines del siglo XV, tomo IV, Martín Fernández de Navarrete, Madrid, 1837

http://www.worldlingo.com/ma/enwiki/es/Gin%C3%A9s_de_Mafra

Mazaua: Magellan’s lost harbour, Vicente C. de Jesús, http://www.xeniaeditrice.it/mazaua.pdf