Este post se ha leíd1564veces

puente gálata 13-imp

El sol se pone sobre Estambul y la silueta de una mezquita se dibuja en el horizonte amarillo. Un haz brillante se interpone entre la imagen y mi cámara y rompe la foto con su inoportuna presencia. ¿Un haz brillante? ¡¡Es el sedal de un pescador!! Los hay por cientos ahí arriba, en el puente Gálata, no hay manera de evitarlos, caen por decenas, los clientes de las teterías del piso inferior asisten divertidos a un paisaje de ensueño, el Cuerno de Oro, la miríada de mezquitas, las colinas hiperpobladas, el ajetreo de transbordadores, un espectáculo que se incrementa con los peces que suben del mar a las manos de los pescadores y que añaden un punto de surrealismo al canto del muecín…

puente gálata9-imp

Por estas aguas navegaron genoveses antes de levantar un barrio en la orilla norte del Bósforo, naufragaron bizantinos seguros de haber construido una segunda Roma, se aburrieron tanto unos soldados ingleses que idearon un novedoso juego de cartas al que llamaron bridge (puente) y dicen que desfilaron celtas y hasta judíos de Crimea. Hoy el Bósforo es una inmensa pecera a la que los vecinos de Estambul lanzan ávidos sus anzuelos esperando que pique el pescadito, el puente de Gálata un mar de cañas, sedales y boyas, y las siluetas de las características mezquitas turcas un entrelazado proyecto de peces que saltan desde el suelo hinchadas sus branquias.

puente gálata2-imp

puente gálata1-imp

La torre Gálata sobre el puente Gálata y su multitud de pescadores

 

puente gálata10-imp

La torre Gálata custodiaba la entrada al cuerno de Oro, sobre el que se levanta el puente de los pescadores, con una inmensa cadena que en épocas de guerra bloqueaba la entrada al interior de la ciudad y a sus muchos tesoros. Hoy la torre Gálata asoma su pináculo sobre el marasmo de viviendas del barrio de Karakoy, la antigua Gálata, como queriendo ella también lanzar su tejado al agua y ver si atrapa una lisa de muelle. Nadie diría que esta construcción se levantó en 1348 sobre otra torre aún más antigua que cayó durante la cuarta cruzada, nadie diría que los turcos creen firmemente que en 1630 Hezarfen Ahmet Çelebi consiguió volar hasta la parte asiática del Bósforo al lanzarse desde su cúspide con unas alas artificiales, una hazaña que su hermano Lagari superó tres años después al lanzarse al vacío a bordo de un cohete cargado de pólvora. Nadie diría que tantas cosas han pasado por aquí arriba, ahora que el aire sólo escucha el rasgar de las cañas de pesca y las sirenas de algún transbordador que cruza las aguas.

puente gálata6-imp

puente gálata8-imp

Porque yo estoy en el puente, no en la torre, un puente de 490 metros que parece una fiesta del anzuelo más que un símbolo de Estambul. No es un puente milenario, como esa torre, sino que es el heredero del puente que ordenó construir la madre del sultán Abdul Mejid allá por el 1845 y que tomó una forma más parecida a la de hoy en 1912, ya con Mehmet V en el trono, cuando lo convirtieron en puente rodante impulsado con energía hidráulica.

puente gálata3-imp

En 1992 se inauguró el actual, para solaz y alegría de los pescadores estambulitas, que han adornado la estampa de postal con sus cañas y sus boyitas de colores. Tal vez cuando regrese a este puente tenga un rival desde el que los pescadores echen sus cañas, un puente que lleva rondando oficinas y despachos más de cinco siglos, desde que su autor, Leonardo Da Vinci, lo dibujara pensando en estas aguas y en este Cuerno de Oro. Un mamotreto de 240 metros con un solo vano que el sultán Bayaceto II recibió con escepticismo y sus asesores desaconsejaron por creerlo inviable. En 2006 el gobierno turco decidió reactivar el proyecto, quinientos años después, y ahora se estudia cómo y dónde levantarlo. Una oportunidad, en todo caso, para estos pescadores que podrán colonizar nuevas alturas sobre el Bósforo y cercar a los pobres peces que nadan entre Asia y Europa esquivando transbordadores, fuerabordas, redes de pesca y una cortina de sedales y anzuelos cada día más tupida…

puente gálata11-imp