Los muertos de Gevgelija vuelven a descansar en paz

Los muertos de Gevgelija ya descansan en paz. Durante meses han visto dibujadas en el horizonte figuritas de gentes cargadas de niños y maletas, trenes de cuyas ventanitas asomaban cientos de cabezas, taxistas y conductores de autobuses enzarzados en peleas de lo más feas. Pero ya nadie turba ese merecido sueño. La señora que llevará eternamente su bolso, la muchacha que conservará para un evo su recargado traje de volantes, la mujer policía y el joven motorista. ¡Vuelven a dormir! Quiso el destino que el camposanto de la ciudad se encontrara en pleno camino de los refugiados, que transitaban despistados...

Leer más