Viaje al Museo Británico: El Partenón y otros expolios

Cuando Thomas Bruce Elgin descubrió la belleza del Partenón supo que tenía que llevárselo a casa. Pero el edificio era enorme: ¿cómo hacer? Examinó sus partes una y mil veces, calculó cómo desmontarlo, tomó medidas y, finalmente, se puso manos a la obra. Corría el año 1801 cuando contrató a 300 hombres y desmanteló lo poco que quedaba de una maravilla mil veces saqueada, ‘no sea que se lo lleven los franceses’. En enero de 1804 las primeras sesenta y cinco cajas con trozos del Templo de los Templos llegó a Londres. Thomas Bruce, a la sazón duque de...

Leer más