La desconcertante estrella Michelin de Hong Kong

En Europa no pasaría de taberna de tres al cuarto sin mucho interés pero en Hong Kong es toda una institución aunque también pasa desapercibida. Más allá de la hora de comer, claro está. Porque este tugurio de baldosas amarillas con fritanga incrustada, sillas anónimas y suelo a medio barrer tiene lo que sueñan muchos cocineros europeos que prefieren les digan chefs. Tiene su estrella Michelín. Y no es casualidad porque la recibe ininterrumpidamente desde 2011. Cada año, puntual, el crítico de la prestigiosa firma francesa acude a este antro y cae rendido a su cocina. Yo diría más:...

Leer más