Etiqueta: muerte

Los chicles de la tumba de Jim Morrison

  Si Jim Morrison pensó alguna vez que la muerte le libraría de los focos se equivocó. Conforme su fama creció en el mundo de la música, de las fiestas locas y de las almas atormentadas, su presencia generaba más interés, más necesidad de fotos, de conciertos, de películas, de pósters. Las groupies lo perseguían con saña, los camellos lo perseguían con saña, las discográficas, las productoras, el mundo del show lo perseguían con saña. Porque sabían que había terreno abonado. Las groupies sabían que se lo follarían todas, los camellos que no quedaría vena, pituitaria, pulmón o neurona...

Leer más

Viaje a la India: muerte y funeral de una vaca en el Ganges

Viaje a la India: muerte y funeral de una vaca en el Ganges. En un ghat de Benarés una vaca yace muerta. Está ahí, tumbada en el suelo, soltando líquidos bajo el bochorno de un amanecer que anuncia un día caluroso. Hay que actuar rápido si se quiere evitar que grandes nubes de moscas acudan golosas a repartirse el cadáver. Un niño la mira absorto. Una vaca muerta no es cualquier cosa en la India. Y no porque no mueran, que mueren, y mueren en la calle, ante la vista de todos, mueren porque son seres vivos, y todo...

Leer más

viaje a México: pasión por las calaveras

  Mi antepasado Francisco de Salazar Hachero fue el comendador general de Nuevo México en 1634 pero se vio involucrado en un turbio crimen, el del gobernador Rosas, y el 21 de julio de 1643 perdió en la ciudad mexicana de Santa Fe la cabeza del modo más literal. Dicen las crónicas que Francisco era tan devoto y pío que esperó paciente la caída de la hoja mortal rezando el rosario y que cuando el frío acero separó en dos parte su ser, la cabeza rodó mientras seguía entonando la monótona oración. También dice la historia que sus verdugos intentaron decapitarlo usando su propia daga pero no lo conseguían porque, seamos francos, cortar una cabeza nunca ha sido una tarea fácil, así que tuvo que ser el propio reo el que gritara: ¡por el amor de Dios, afilen bien ese cuchillo y acaben con mi sufrimiento!’. Francisco de Salazar Hachero. Mi antepasado perdió la cabeza y se unió, tal vez sin sospecharlo, a la tormentosa relación de los antiguos mexica con esta extremidad, la cabeza, la testa, la chola, la calabaza, la molondra, el tiesto, el casco, la mollera. Diego de Ribera, el celebérrimo muralista mexicano, conocía bien esa costumbre de sus paisanos por las cabezas cercenadas, una macabra afición que se remonta a la noche de los tiempos y que evoca sangrientos sacrificios, horribles matanzas y cuerpos desmembrados. [spacer size=”20″]...

Leer más

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »