Etiqueta: Melilla

La valla de Melilla

  Durante trece kilómetros y medio la tierra sufre surcada por enormes cicatrices. Cicatrices paralelas, costurón tras costurón, herida tras herida. Arrancan las cicatrices de las turquesas aguas del Mediterráneo, serpentean por laderas y montículos, esquivan camposantos, salvan el cauce de un río seco, bordean un colorido campo de golf, asisten al humillante hormigueo de los escarabajos-porteadores, y mueren en el mismo Mediterráneo del que arrancó. Cada kilómetro cuenta triple porque tres son las cicatrices que España ha levantado para evitar el paso del Otro Lado a Este Lado y las cicatrices no dejan de multiplicarse porque Marruecos, tal...

Leer más

Viaje al norte de África: con los porteadores de Melilla

Viaje al norte de África: con los porteadores de Melilla. Por cada quince euros que ganamos a este lado de la frontera, los marroquíes del norte de África ganan uno. Por cada ciento cincuenta euros que ganamos a este lado de la frontera, los marroquíes ganan diez. Y así hasta que nos aburramos de hacer cuentas. Porque la proporción es esa: quince a uno. Es la mayor diferencia de las fronteras de la UE (link aquí), y la explicación de la colorida, extravagante y humillante carrera que ven mis ojos. Una carrera de abuelas, de abuelos, de adolescentes, de...

Leer más

Los confines mediterráneos: magrebíes en Grecia, sirios en Marruecos

En el ferri que cubre la ruta desde la isla griega de Chíos al Pireo, ya en Atenas y en uno de los confines mediterráneos, un muchacho me pide una foto. ‘Con la camiseta’, me dice, ‘que se vea la camiseta’. La camiseta tiene un escudo de un tal Raja Club Athletic. Un club de fútbol que es más conocido como Raja Casablanca. ‘Somos de Marruecos’, me dice el muchacho que dice llamarse Abdul, ‘y vamos pa Europa’. Pero esto no puede ser, le digo, vives apenas a una hora de España por Tarifa, ¿cómo se te ocurre venir...

Leer más

Viaje a Melilla: con los niños de la calle

Cuando cae la noche, Zacarías y sus amigos se reúnen en la ciudad vieja de Melilla para fantasear sobre su futuro. Desde lo alto de las murallas contemplan los ferris que se dirigen a Málaga y a Motril, ya en la España peninsular, observan a los peatones que pasean despistados, sueñan con coches, dinero y mujeres. ‘Yo seré camarero en Alemania’, me dice Zacarías, ‘porque en Marruecos no hay nada, mucha ruina, amigo, en Alemania todo es distinto’. A su lado Osama apenas balbucea el castellano, no entiende el francés y no sabe ni una palabra de inglés. ‘Pero...

Leer más

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »