El nacimiento de un mito llamado Tirofijo

El 11 de noviembre de 1962 una bala surcó el limpio aire del Tolima y se incrustó en la cabeza del sargento Ismael Montero Rodríguez, quien cayó muerto al suelo. Un monolito coloreado con la bandera de Colombia homenajea la muerte de un militar que apenas nadie más recuerda. Pero tiene su importancia. Porque el francotirador era un antiguo inspector de carreteras llamado Pedro Antonio Marín que había abandonado la vida civil por la lucha armada y que renunció a su nombre para llevar el de un antiguo sindicalista muerto a garrotazos en una comisaría de Bogotá. Manuel Marulanda...

Leer más