Etiqueta: La Guarida del Lobo

Viaje a la Guarida del Lobo: Wolfschanze, los bunkers de Hitler en la espesura de los bosques polacos (…y III)

  ‘En Prusia oriental hacia un calor sofocante esa mañana y las ventanas de La Guarida del Lobo se encontraban abiertas. Göring discutía malhumoradamente con el general Friedrich Kless, el jefe del estado mayor de Greim, a varios centenares de metros del búnker de Hitler, los motivos por los que la Luftflotte 6 (la flotilla aérea) no enviase sus escasos He 177 (bombarderos de largo alcance) hasta los Urales para bombardear las plantas energéticas soviéticas. ‘Nuestra discusión privada se estaba desarrollando de forma muy acalorada’, recuerda Kless, ‘cuando de pronto Göring fue alertado por teléfono: acababa de producirse un...

Leer más

Viaje a la Guarida del Lobo: Wolfschanze, los bunkers de Hitler en la espesura de los bosques polacos (II)

Adolf Hitler llegó al complejo de Wolfschanze el 24 de junio de 1941, tres días después de la invasión de la Unión Soviética, y convirtió este espectral bosque de piedras y altos árboles en un ajetreado teatro bélico. El excelente trabajo de la OT había creado el cuartel general en un lugar invisible desde el aire, disimulado entre los árboles, mimetizado con el suelo y las ramas, envuelto en redes que cambiaban según la época del año para asemejarse al color de las hojas. El complejo tenía dos campos de aviación, centrales eléctricas, una estación de ferrocarril, sistemas para...

Leer más

Viaje a la Guarida del Lobo: Wolfschanze, los búnkers de Hitler en la espesura de los bosques polacos (I)

En el tronco de un árbol reluce flamante un corazón dibujado a punta de navaja. El corazón enmarca dos iniciales apenas reconocibles ya y el entorno, frío y gris, repleto de fantasmas y ecos de órdenes terribles, parece protestar por esta prueba de amor. Lo miro atento, intento descubrir qué clase de enamorado se entretiene en tallar una muestra de cariño en un lugar con tan malas vibraciones. Porque unos metros más allá aún resisten en pie la casa de Hermann Goering, el lugarteniente de Hitler, y más allá se adivina, entre brumas, el poderoso bunker del propio Fürher....

Leer más

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »