En el museo Botero de Bogotá

Pues yo veo gordos. Y gordas. Hombres, mujeres, animales. Incluso esqueletos. Todos gordos. Y gordas. ‘No pinto gordas’, dice Fernando Botero, ‘le doy protagonismo al volumen’. Y vuelvo sobre mis pasos a repasar las pinturas que Bogotá ofrece altruistamente al curioso que visita su casco histórico. Gordos, concluyo. Y gordas, añado. ‘No he pintado una gorda en mi vida’, cuenta Botero en esta otra entrevista a EFE, ‘busco darle protagonismo al volumen, hacerlo más plástico, más monumental’. Y lo consigue de todas todas. Nadie lo niega y yo tampoco. Fernando Botero es el pintor más universal que ha dado...

Leer más