El virrey José Joaquín de Iturrigaray y Aróstegui: ladrón, corrupto, cobarde y traidor

José Joaquín de Iturrigaray y Aróstegui llegó a Veracruz en 1803 con un equipaje tan exagerado que las autoridades le exigieron que abriera las maletas. José Joaquín montó en cólera: soy el virrey de la Nueva España, dijo airado, el más alto comisionado del Rey en América, nadie puede hacerme pasar por esta vergüenza. El representante real en su más próspera colonia aseguraba que no traía más que efectos personales libres de impuestos y que el exagerado cargamento de telas estaba destinado a confeccionarse trajes puesto que no había tenido tiempo de venir bien vestido. Superada la aduana, el...

Leer más