Etiqueta: Harar

En la tumba del Ras Tafari Hailé Selasie

Paulos me abre la puerta de la iglesia de la Sagrada Trinidad de Adis Abbeba con el sigilo del que guarda algo muy valioso. ¡Y vaya si lo es! Al fondo del templo, en una esquinita apenas delimitada del resto del santo lugar, reposan para siempre (es un decir) los restos de un dios. O, dicho de otro modo, del Negus Negast (Rey de Reyes), Señor de Señores, el León Conquistador de la Tribu de Judea, Ras Tafari, Elegido de Dios, Protector de la Fe, el heredero del trono del rey Salomón, descendiente de la reina de Saba y...

Leer más

Mascando kat, las flores del paraíso, en la ciudad de Harar

  Hasta donde alcanza mi vista: kat. Cultivos familiares, cosechas propias, huertas de andar por casa. Hasta donde consigo caminar: kat. Gentes mascando a la sombra en los campos, mujeres vendiendo enormes bolsones por las calles, hojas tiradas por el suelo alfombran el asfalto. En el campo, los arbustos están bien alineados, abiertos a despejadas veredas centrales, desbrozados. Cuidados y hasta mimados. Miro a mi alrededor y no hay otro cultivo. De pronto aparece un campesino, alarga la mano, arranca unas hojas y se las come. Sonríe con una sonrisa verde y me invita a un cobertizo de adobe....

Leer más

Viaje a Harar: entre hienas salvajes

  Cuando cae la noche en Harar las hienas salvajes cruzan la pradera, se internan entre acequias y cultivos de khat, rodean los primeros grupos de viviendas, suben una cuesta jalonada de mandíbulas bovinas y entran en los barrios residenciales. Y allí pasean indiferentes, entre mujeres cargadas con tinajas, niños ensimismados en sus juegos, incluso veo un gato que husmea despreocupado. Las hienas pasan a mi lado como si yo no existiera y noto que se me eriza la piel. Son hienas salvajes, unos carroñeros trituradores de huesos que también atacan presas mayores como ñus, antílopes, jirafas o incluso...

Leer más

Viaje a Somalilandia: el país que existe sin existir (I)

         En una estrecha franja de tierra del Cuerno de África, a orillas del mar Rojo, existe, sin existir, un pequeño país. Existe porque tiene lo que se le supone que debe tener un país: una constitución y un gobierno, una moneda propia, un terreno acotado, una población que se siente nación, una bandera con tres franjas (a saber: verde, blanco y rojo), un ejército y recursos naturales. Pero al tiempo no existe porque ningún otro país ha tenido la delicadeza de reconocerlos como nación. Su caso es único porque existen otros países que no existen pero pueden...

Leer más

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

  • RT @andresgil: Delegación del Gobierno: multas de 600€ para los organizadores de la concentración en Sol "por no estar comunicada" https://…
  • RT @grancocolio: Siendo Rajoy el presidente del Partido Popular y del Gobierno, al confirmar Hacienda q se ha financiado el partido ilegal…
  • RT @elespanolcom: #ÚLTIMAHORAA. La Guardia Civil denuncia a@NetflixESS por faltar a las víctimas de ETA con su publicidad https://t.co/NXXDm…
  • RT @FranjDelMo: El Gobierno ha convertido la cuestión independentista en una lucha por los dchos y libertades. Error grave pasar de lo polí…
  • RT @JuanGomezJurado: Ahorran para comprarle al padre unas gafas para que pueda ver en color por 1ª vez en su vida. Su cara es pura magia. h…

Translate »