Juan de Castellanos, el poema más largo de la literatura española

Dice la leyenda que Diego Salcedo era un joven capitán que atravesaba la recién conquistada isla de Puerto Rico y que llegó a un río llamado Guarabo, donde se detuvo a beber. Quiso saber el cacique Urayoán, escondido tras la floresta, si esos blancos conquistadores eran dioses o humanos y envió a unos hombres a comprobarlo. Sorprendido en su soledad, el joven Diego se vio empujado al fondo del río, donde lo tuvieron inmóvil al menos una hora. Luego, su cuerpo en la orilla, los taínos lo rodearon y observaron en silencio: si era un dios no podía estar...

Leer más