Viaje a Karlag: en el gulag de Dolinka

El edificio administrativo de Dolinka parece un pastiche de cartón piedra construido para alguna película de serie B. Su estrella roja, sus colores pastel, esa fuente de bienvenida. Lo limpio que está todo, esas escaleras con brillo, los árboles podados. Incluso hay niños que juegan por el jardín empapados en agua y muertos de la risa. ¡Qué bonito es todo! ¡Nadie diría que dentro se esconde el museo del Karlag, que en ese edificio de juguete se firmaban órdenes terribles, que los niños son los bisnietos de presos que malvivieron vidas de película presidiaria! Un colegio se me adelanta...

Leer más