Viaje a Idomeni: en el campamento de refugiados de la frontera

Hasta donde alcanza la vista: autobuses. Un prado verde surcado por oleadas de plásticos volantes. Un grupo de vecinos del pueblo que reúne basuras y las quema. Niños que corren muertos de la risa por el campo. Y un ambiente de feria. Incluso huele a pinchitos. Y más basuras. Y más niños. Una vida normal, doméstica, íntima: pero pública, a la vista de todos. Ahí una madre cambia los pañales de su bebé, más allá un muchacho tontea con una muchacha, en aquella esquina los niños juegan. Todo en movimiento. Las colas son kilométricas, se pierden en el horizonte...

Leer más