Etiqueta: Cuba

Cuba: El granadino que decidió morir de viejo

      Antonio del Rosal Vázquez de Mondragón fue un tipo tan jovial y simpático que sus captores le dejaron elegir cómo quería morir. Acababa de ser sentenciado a muerte por el propio Máximo Gómez, el líder de los independentistas cubanos, en el contexto de la guerra que libraban contra la metrópoli. Antonio, que en ese momento era teniente del batallón de cazadores de Chiclana en Cuba, husmeó el aire, miró a sus carceleros y les dijo: de viejo. A su alrededor estalló una tromba de risas, el rehén volvía a arrancarles risotadas, y la anécdota creció hasta convertirse en...

Leer más

Viaje a Cuba: negocios bajo un calor aplastante

Viaje a Cuba: negocios bajo un calor aplastante Tras el sencillo mostrador, apenas una ventana, ruge furioso el trapiche. Los clientes se arremolinan sudorosos, esperando anhelantes su vaso de guarapo, aplastados por el sol del mediodía. Tras el mostrador, como decía, ruge el trapiche y sudan, aplastadas ellas también pero bajo techo y por tanto en sombra, las empresarias que rigen los destinos de esta empresa. El funcionamiento no es difícil: el trapiche truena, las cañas de azúcar se acumulan en una esquina, por un lado introducen la materia prima, por un embudo surge mágico el guarapo, que no...

Leer más

Viaje a Cuba: en el santuario de la Virgen del Cobre (o de la Caridad)

El 1 de febrero de 1959 Fidel Castro escapó indemne del primero de los más de seiscientos atentados que sufrirá en su vida. Un soldado de las derrotadas fuerzas de Fulgencio Batista arrojó una granada en mitad de una procesión de devotos que se dirigía a pie desde Santiago de Cuba para agradecer a la Virgen de la Caridad su apoyo a la revolución. La estampa no deja de tener su interés: Fidel Castro procesionando para dar gracias a la Virgen por el éxito de la revolución, aunque la realidad es más prosaica: el terrorista, José Duany, pretendía hacerse...

Leer más

Viaje a Cuba: santeros, orishas y la muerta que acompaña mis pasos

La señora Lucía me mira a la cara y parece transmutarse. Jadea, gime, da brazadas, sus ojos, con un estrabismo evidente, bizquean aún más y, finalmente, parece desplomarse en el sillón mientras sentencia: ‘en tu familia alguien murió ahogado’. Me hace gracia la escena porque La Habana no deja de sorprenderme siempre. La señora Lucía me había alquilado una habitación, la suya, con una descomunal cama rodeada de objetos de santería: un enorme tarro de cristal lleno de agua y en cuyo interior flotaba errática una muñeca que parecía una niña ahogada, un cenicero con colillas de puro, inciensarios,...

Leer más

Adolfo Jiménez Castellanos, el último de Cuba

  Adolfo Jiménez Castellanos entró con paso firme en el salón de los espejos de su todavía palacio, el palacio de los capitanes generales de La Habana, cruzó la estancia y miró con ojos vacíos al general Brooke. Dominados sus nervios, Adolfo se inclinó ante su oponente a pesar de que hubiera preferido hundir una espada en su pecho. Sobre la mesa, una pluma y un papel, alrededor oficiales norteamericanos, en los balconcillos militares españoles con gesto serio. Suenan las campanadas del mediodía y un cañón allá afuera hace tronar el aire. Le siguen veintiuna salvas y Adolfo se...

Leer más
  • 1
  • 2

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »