Los que se quedan

  Una patera desembarca en una cala de Roche. En Conil de la Frontera, Cádiz. Los tripulantes bajan ante el asombro de los bañistas y se dividen en grupos de intereses. Los subsaharianos corren pero de alegría, saltan, elevan las manos, saludan contentos. Los marroquíes menores charlan con los bañistas, bromean. Los marroquíes adultos corren también pero como alma que lleva el diablo. Buscan lugares altos, bosques. Buscan huir. Pero los subsaharianos no: esperan a la policía, se abrazan, posan ante las cámaras. Tienen de su parte a la ley. Y no porque la ley les permita quedarse en...

Leer más