Viaje a Madrid: capital del turismo gay en 2014

Tan inocente como un osito rojo en un escaparate y tan turbador como un osito verde en un escaparate. El 4 de julio de 2012 la leyenda se hizo, por fin, realidad en la ciudad de Cádiz. Cuentan por los mentideros que en la época colonial los homosexuales sufrían el castigo de destierro y eran enviados a los territorios americanos, para que con la lejanía y el desapego penaran por sus conductas desviadas mientras que, al tiempo, aliviaban el territorio patrio de gentes de mala vida. Pero, dicen los gaditanos, uno de esos barcos no llegó a zarpar por culpa de una tormenta y los gays se esparcieron por toda la ciudad. Es la respuesta popular a la sempiterna pregunta de los foráneos: ¿por qué en Cádiz hay tanta pluma? La haya o no la haya, el 4 de julio de 2012 la leyenda, envuelta en guasa, se hizo realidad y un barco cargado de homosexuales atracó en el muelles local y el pasaje se perdió por toda la ciudad. [spacer size=”20″] [spacer size=”20″] Todo ocurrió cuando el crucero de lujo Nieuw Amsterdam tuvo que suspender su escala en Casablanca, en Marruecos, ante la indignación popular. La noticia por Pepe Landi El Nieuw Amsterdam es un crucero de lujo, sí, pero también es un crucero homosexual en el que sus más de 1500 pasajeros han pagado 7100 euros por pareja:...

Leer más