En la tumba del Ras Tafari Hailé Selasie

Paulos me abre la puerta de la iglesia de la Sagrada Trinidad de Adis Abbeba con el sigilo del que guarda algo muy valioso. ¡Y vaya si lo es! Al fondo del templo, en una esquinita apenas delimitada del resto del santo lugar, reposan para siempre (es un decir) los restos de un dios. O, dicho de otro modo, del Negus Negast (Rey de Reyes), Señor de Señores, el León Conquistador de la Tribu de Judea, Ras Tafari, Elegido de Dios, Protector de la Fe, el heredero del trono del rey Salomón, descendiente de la reina de Saba y...

Leer más