Viaje a Cartagena de Indias: Blas de Lezo y el castillo de San Felipe

El Almirante Blas de Lezo perdió una pierna en 1704 durante la guerra de la Sucesión española, un ojo en 1706 luchando contra los franceses, y un brazo en 1714 nuevamente en la guerra de Sucesión. Caminaba a duras penas con una pata de palo y el brazo huero más que inútil era una molestia. Pero aún le faltaba lo peor: una bala de cañón le hirió la pierna sana, la mano que aún le funcionaba y le creó un cuadro de heridas infectas que le costó la vida misma. Si piensan que todo esto dolió al que fue...

Leer más