Viaje a Bangladesh: con los huérfanos de Chittagong

‘Es un desastre, los abandonan permanentemente’. La hermana Kathleen se levanta de su siesta para recibirme en plena canícula de Chittagong y supera la modorra para contar una realidad terrible sin que parezca una queja. ‘Tenemos niños pequeños, desde apenas recién nacidos hasta los seis años’, me comenta sin siquiera preguntar mi nombre mientras muestra una habitación repleta de cunas metálicas. Son cunas antiguas, de hierro con desconchones, cunas que me traen al pensamiento películas igualmente antiguas de orfanatos y curas y cosas terribles. Aquí no hay curas sino hermanas pero sí cunas antiguas y también cosas terribles. ‘Tenemos...

Leer más