En el Memorial de los bombarderos de la RAF en Londres

Cincuenta y cinco mil quinientos setenta y tres tripulantes de la Real Fuerza Aérea británica murieron en el transcurso de las misiones que realizaron sus bombarderos durante la Segunda Guerra Mundial. De ellos diez mil seiscientos cincuenta y nueve eran canadienses pero también había checos, polacos, australianos, neozelandeses, indios. Una cifra que pareciera más bien sacada de los datos de una ciudad. Pero una ciudad de muertos. De tripulaciones de avión muertos. Y si tantos muertos hubo en los cielos, ¿cuántos no hubo en tierra? Por si acaso, el memorial también está dedicado, dicen, a las víctimas a ras...

Leer más