Viaje a Turquía: las lustrosas carpas del lago del profeta Abraham

En los jardines de Balikli Göl nadan ufanas y confiadas unas enormes carpas que no temen a nada. Y no temen a nada porque no hay nada a lo que temer: el que ose pescarlas perderá la vista y vagará ciego para siempre y jamás. Así que las carpas aletean felices, comen hasta reventar, se multiplican sin descanso. A las orillas de los grandes estanques se acercan devotos y peregrinos, compran bolsitas con comida y se la tiran a los peces mientras se hacen fotos. La piedad se demuestra de muchas formas y en la sagrada ciudad de Urfa...

Leer más