Somalilandia: los refugiados del campo A no quieren ver extranjeros por allí

En el campo A no quieren ver extranjeros. Si aparece un coche se aproximan desafiantes, puños apretados, labios fruncidos y miradas amenazantes. Fuera: es lo primero que dicen. El conductor, Mohamed, que es local, se baja, el otro Mohammed, trabajador de una ONG alemana que también es local, le sigue vehículo abajo. Nada. No hay nada que hacer. Es un mundo pintoresco, como fuera del planeta, colorido pero sin que el color aquí tenga una connotación alegre. Todo lo contrario: es deprimente. El color proviene del desecho, de lo que los demás no quieren, de la basura. Es basura...

Leer más