Pioneros del tabaco: Rodrigo de Jerez y Nicolás Monardes

Los vecinos de Ayamonte, en Huelva, no salían de su asombro cada vez que veían a Rodrigo echar humo por boca y narices. Cosa del demonio, decían mientras el marinero les aseguraba que existía otro mundo donde la gente caminaba desnuda y aspiraba tizones de hierbas candentes. Rodrigo de Jerez volvió a casa con un buen cargamento de aquellas hojas a bordo de la Niña y escandalizó tanto a sus paisanos que denunciaron a la Santa Inquisición que el tal Rodrigo echaba humos. Otros dicen que fue su esposa quien lo descubrió en un sótano practicando este vicio nefando...

Leer más