Viaje al sudeste asiático: en el paraíso del selfie

La turista china subió a bordo de la embarcación que debía llevarnos al paraíso del submarinismo y se tomó una foto. Entonces se recompuso el ceño, se mordió los labios y se tomó otra foto. Luego se levantó un poco del asiento, encorvándose para no chocar con el techo de lona, y se tomó otra foto. Los minutos pasaban y la turista no dejaba de tomarse fotos. Apenas hablaba con su compañera de viaje: también ella se tomaba fotos. Lo que parecía una chiquillada comenzó a adoptar ribetes dramáticos cuando pasaban las horas y la turista china, y su...

Leer más