Viaje a Polonia: Gdansk es la capital mundial del ambar

  Cuarenta millones de años atrás ingentes cantidades de resina de miles de coníferas y pinos que hoy no conocemos porque ya se extinguieron quedaron prisioneras de sedimentos arenosos de los lechos de ciertos ríos y del mar, que los endurecieron aun más y terminaron por fosilizarlos. El resultado es tan hermoso como fascinante, si nos atenemos al mero hecho natural y no a la implicación del ser humano a lo largo de los siglos, y de los milenios, una implicación que arroja obras no menos hermosas pero otras que, entre nosotros, no deja de tener un estilo poco clásico,...

Leer más