En el museo arqueológico de El Cairo

  El 3 de enero de 1907 el arqueólogo Edward Rusell Ayrton descubrió lo que vino a conocerse como tumba KV55 del Valle de los Reyes. Se trataba de un ataúd de madera recubierto de láminas de oro que albergaba una momia que presentaba una suntuosa máscara de oro parcialmente arrancada. También habían arrancado el nombre del occiso de las tiras de oro del ataúd. Tal vez los ladrones de tumbas habían pasado por aquí antes, pensó Edward sin sospechar que los ladrones volverían poco después. La tumba se desenterró al completo, el propio Edward pensó que podría tratarse...

Leer más