La Mano de Nursultán y el árbol de la vida

A ciento cinco metros de altura vive para siempre la mano de Nursultan Nazarbayev. Es una mano como todas las manos. Sólo que brilla. Y que es acogedora. Y que en lugar de ser convexa, es cóncava. Espera que pongas tu mano en su mano para acogerte y transmitirte la energía incansable del que no ha parado un segundo desde hace al menos cinco décadas. Tal vez seis. O incluso puede que siete. A los ciento cinco metros de altura el mundo está a tus pies. Aquí no. Está a su mano. La mano que ha apretado con fuerza...

Leer más