Este post se ha leíd9395veces

dsc_7789-imp

Algo muy raro ocurre en El Carmen de Bolívar. Algo turbador, desagradable. Algo colectivo además. Doloroso y desesperante. Algo que que tiene a cientos de niñas sufriendo y a cientos de padres desorientados y rotos. Entre junio de 2013 y marzo de 2014 las hermanas Álvarez Cárdenas hicieron cola en su colegio Espíritu Santo del Carmen de Bolívar, al norte de Colombia, y un enfermero les inyectó una medicina. Luego supieron que era la vacuna del papiloma humano. Junto a ellas, cientos de niñas de otros diecisiete colegios. Puede que hasta tres mil. Y ninguna con permiso paterno. ‘La primera vacuna fue Cervarix y la segunda, meses después, Gardasil’, me explica Dora Cárdenas, la madre de las dos hermanas. ‘Poco después de la segunda dosis empezaron a sentir los primeros síntomas: mi hija mayor estaba explicándole la tarea a otra niña y cayó al suelo con un fuerte dolor en el pecho’, Dora entorna los ojos como si lo estuviera aún viendo, ‘se ahogaba, tenía el corazón muy acelerado y terminó por desmayarse’. Dora llevó a su hija al hospital pero nadie sabía qué ocurría. ‘Y duró quince días sin sensibilidad en una pierna…’.

dsc_7790-imp

Poco después la crisis se extendió a otras niñas. ‘Yo no podía saber qué era porque tampoco sabía qué efectos tenía esa vacuna’. A partir de 2014 las dos hijas presentaban los mismos síntomas, asegura Dora. ‘Un fortísimo dolor de cabeza, desmayos, convulsiones como si tuvieran epilepsia, se tuercen, y cuando se les pasa les queda ese dolor de cabeza que no les deja hacer nada’. Entonces algunos padres comenzaron a sospechar porque las vacunas se seguían inyectando y hubo niñas que presentaron los síntomas casi inmediatamente después del pinchazo. En concreto el 30 de mayo de 2014 quince niñas se desmayaron simultáneamente en un colegio. ‘Cuando se ponen esas vacunas hay que autorizar, ¿cierto?’, me pregunta Dora en el verde salón de su casa, su hermano frente a ella, cabezas que surgen tras las puertas. ‘A nosotros nadie nos dijo nada, las niñas vinieron del colegio diciendo mami, nos vacunaron del papiloma humano, y una como madre siempre quiere lo mejor para sus hijas y les dije que muy bien, que eso era para prevenir el cáncer de cuello uterino y que en mis tiempos de estudiante nunca nos dieron esa oportunidad’. Pero al tiempo quedó extrañada de que nadie les hubiera pedido permiso. Y la extrañeza se convirtió en pesar cuando unos días después, ya en junio de 2014, doscientas treinta y tres niñas llegaron al hospital y lo colapsaron con sus extraños síntomas: parálisis, dolores de cabeza y de pecho, convulsiones.

dsc_7788-imp

Y del pesar a la pesadilla. Las pérdidas de consciencia debido a un descenso de flujo sanguíneo cerebral. El hormigueo en las extremidades. Las náuseas, la imposibilidad de concentrarse en los estudios, los desmayos. Al principio nadie cayó en la relación de la vacuna y el cuadro clínico que se extendía por la localidad. Expertos del gobierno apuntaron a una crisis de histeria colectiva porque, decían, algunas niñas habían jugado ¡¡a la tabla ouija!!. La excusa rozaba el esperpento porque los casos se multiplicaban y el hospital Nuestra Señora del Carmen no daba abasto. Tan raro era todo que pensaron en una reacción colectiva a las papas fritas que comieron en el descanso. O tal vez al agua que venden en bolsas. ‘De pronto una niña ve a otra y se sorprenda y caiga en crisis pero dígame usted’, Dora me mira fijamente, ‘¿cómo pueden ponerse tantas niñas de acuerdo para entrar en esas crisis que son agotadoras?’. La excusa no parece muy afortunada, pienso mientras Dora explica más gráficamente lo que ocurre: ‘mis hijas pueden estar brincando y brincando dos horas, si yo lo intentara estaría agotada en diez minutos, las convulsiones son tan exageradas que cuando tienen crisis frecuentes el colegio me devolvía a la pequeña para que estudiara en casa’. De hecho el hospital tampoco está preparado para este tipo de cosas: ‘no tienen dónde albergarlas porque llegan todos los días y a veces son tantas que han tenido que habilitar un pabellón en la parte de atrás’. El misterio de los desmayos les hizo derivar a las menores a los hospitales de Barranquilla y Cartagena de Indias, más preparados para urgencias.

dsc_7794-imp

Los casos son tan demenciales que la pequeña Maylil Ponce fue vacunada no sólamente sin el permiso de sus padres sino estando embarazada, ‘y ahora la bebecita nació con problemas y empezaron a darle crisis nada más nacer…’ Maylil fue la primera niña en obtener la tutela judicial en una fecha tan alejada como en febrero de 2015. Desde entonces, el consejo de estado ha ordenado al ministerio de salud garantizar la atención integral de las niñas con cuentagotas. Maylil fue la primera pero después otra pequeña obtuvo el reconocimiento de que su fibromialgia provenía de este episodio, y más tarde otras diez. Pero el total beneficiado por estas decisiones judiciales no supera unas pocas de decenas de niñas del Carmen de Bolívar. ‘Y ya son unas mil seiscientas’, dice Dora, ‘no sé si están esperando a que el total de las tres mil vacunas que inyectaron se manifiesten para empezar a actuar…’

¿Y qué ocurrió?, pregunto, ¿vacunas defectuosas, en mal estado, tienen demasiados efectos secundarios? ‘No sé si fue un mal uso por parte de la farmacéutica…’ Una vecina me asegura que se rompió la cadena del frío. ‘Estas vacunas deben conservarse a una temperatura de entre 2ºC y 8ºC porque fuera de este intervalo pierden eficacia y puede incluso tener efectos adversos para la salud’. El calor en el salón de Dora es insoportable. Fuera lo es aún más. Ralentiza mis movimientos, embota la mente y no puedo menos que admirar cómo corren bajo el fuego celestial dos equipos de futbolistas en la plaza central de la localidad. ¿Cómo asegurar que las vacunas se administran adecuadamente? Los casos similares comenzaron a surgir por todo el país porque el caso del Carmen de Bolívar se convirtió en mediático y dio voz a madres que no entendían que les ocurría a sus hijas. En Bogotá la abogada Mónica León del Río se convirtió en adalid de las madres de Carmen de Bolívar porque ella misma tiene una hija con síntomas similares después de haber recibido la misma vacuna. Su insistencia ante los juzgados la ha convertido en el símbolo de la lucha contra el papiloma. En 2001 le diagnosticaron el virus y aunque consiguió recuperarse cuando su hija cumplió trece años la vacunó: a partir de ahí la pequeña perdió visión y audición, arrastraba una pierna, un intenso hormigueo le recorría el cuerpo.

dsc_7787-imp

El caso es que el gobierno de Santos catalogó el hecho como una histeria colectiva y los medios llamaron locas a las niñas: ‘que si era debido a la mala alimentación, que si al zinc de los depósitos donde se almacena el agua de las lluvias, inventaron muchas cosas’, asegura Dora, ‘pero lo que más me dolió fue ese cuento de que los papás nos pusimos de acuerdo para sacarle plata al estado’. Según Dora hay niñas que han perdido un riñón, otras se han quedado parapléjicas, las hay desnutridas, algunas terminaron ciegas. ‘Mi hija pequeña dejó de estudiar porque no es capaz de concentrarse pero la mayor se fue a la universidad de Cartagena aunque dice que se le olvidan las cosas y el médico le dijo que era normal porque el cerebro está muy contaminado por metales pesados, desde mercurio en el lado derecho a plomo y aluminio’. Las madres se organizaron entonces para encontrar una razón a tanta desdicha. ‘Y encontramos por internet casos en Francia, en Panamá, en España, que eran exactamente iguales a los nuestros, aunque no tan masivos’. Aunque lo peor son los intentos de suicidio. ‘Ya hay una niña que se suicidó’, dice Dora recordando a Sofía Tovar, que ingirió herbicida hasta morir, ‘y mi hija menor lo ha intentado dos veces y casi la internan en un psiquiátrico por loca aunque los que terminaremos locos somos los padres porque esta batalla es tan larga…’

dsc_7791-imp

Más información:

http://www.eltiempo.com/bogota/vacuna-contra-el-papiloma-caso-desmayos-de-ninas-en-carmen-de-bolivar/16606101

http://www.eluniversal.com.co/temas/ninas-enfermas-en-el-carmen-de-bolivar

http://www.elheraldo.co/region/consejo-de-estado-ordena-atencion-integral-ninas-del-carmen-de-bolivar-aparentemente

http://www.vice.com/es_co/read/algo-malo-est-pasando-en-este-pueblo

http://www.vice.com/es_co/read/suicidas-de-el-carmen-de-bolivar

https://www.facebook.com/AVPHMEX/videos/1479482689044091/