Este post se ha leíd4201veces

La primera población española en tierra nueva fue levantada con los restos de una nave hundida, estuvo habitada por treinta y nueve hombres y tuvo un alguacil de Córdoba. El viernes 4 de enero de 1493 Cristóbal Colón abandonó las costas recién descubiertas para comunicar a sus majestades los reyes católicos sus descubrimientos. Se llamaba Fuerte de Navidad, en honor al día en que fue levantado, la Navidad de 1492, fue construido con los restos de la Santa María, encallada frente a las costas de Haití. Los taínos contemplaron atónitos acercarse esas monstruosas naves de madera y cómo una de ellas varaba cerca de tierra. Inocentes de lo que les esperaba, ayudaron a los náufragos, trasladaron la carga a la orilla, lo salvable al otro monstruo, la Niña, y edificaron con las maderas y los cañones un precario fuerte.
Al frente del asentamiento, Diego de Arana, un cordobés que algo debió de agradecer a su prima los amores que mantenía con el capitán de la expedición, Colón, y el hijo que le había dado, Hernando. Diego recibió la orden de mantener el fuerte junto a Guacanagarí, un cacique local que les ayudó con mano de obra y alimentos. Los españoles, sin embargo, aplastados por el sol del trópico, rematadamente lejos de sus hogares, no pudieron resistirse a los encantos de la isla: muchachas medio desnudas con argollas de oro en narices y orejas. Oro, mujeres y treinta y nueve hombres con una abstinencia sexual de meses. Los españoles no sólo raptaban a las muchachas y robaban el oro sino que se peleaban entre ellos por el botín. El grupo acabó por separarse y veintinueve españoles vagaron por la región buscando más mujeres y más oro. Diego de Arana y nueve incondicionales mantuvieron el tipo en el fuerte aunque por poco tiempo.
Un mal día, el cacique Caonabo, que no era taíno sino caribe, antropófagos temidos por sus vecinos, aburrido de que aquellos barbudos les chulearan, lanzó un ataque feroz y los mató a todos. Insatisfecho aún, acudió al fuerte Navidad y prendió fuego a la empalizada, con tan mala suerte que los españoles que quedaban huyeron hacia el mar y murieron ahogados. Colón regresó, como había prometido, pero lo hizo un mes tarde. Diego de Arana y los otros treinta y ocho primeros habitantes españoles de América eran ya historia.

Bibliografía

Colón, Cristóbal Relaciones de viajes
Colón, Hernando Historia del Almirante
Nueva lista documentada de los tripulantes de Colón en 1492, Alice Bache Gould,  Real Academia de la Historia, Madrid, 1984.
Beatriz Enríquez de Harana y Cristóbal Colón, José de la Torre y el Cerro, Compañía Iberoamericana de Publicaciones S.A. Editorial Maxtor, Valladolid, 2006.