Categoría: Viajes

Un masaje callejero en la capital de Mindanao

Cuando cae la noche, la Avenida Roxas de Davao, la capital de Mindanao, se llena de sombras que arrastran sillas de plástico, carpas de tela plastificada y muchos botes de crema y aceites. Visten coloridas batas, unas rosas, otras azules, las hay verdes y también amarillas. Se reúnen en grupos, según el color de las batas, disponen las sillas de un modo muy ordenado y esperan. Y esperan. Esperan clientes que deambulan por la zona del mercado nocturno, clientes que compran pantalones a veinte céntimos de euro, camisetas a treinta, fundas de móvil a diez y comen enormes batidos...

Leer más

Pepe, la leyenda de Byblos

Cuando Pepe llegó a esta playa los vecinos vivían en cuevas en las que resonaban los ecos de los caballeros cruzados de ocho siglos atrás. Cuando Pepe llegó a este puerto que ahora rezuma actividad los pescadores sacaban del fondo del mar bustos romanos que arrojaban otra vez al agua porque eran demasiado duros para comerlos. Cuando Pepe llegó a este pueblo las ruinas neolíticas, fenicias, griegas, romanas, árabes, cruzadas, otomanas estaban a medio enterrar. Cuando Pepe llegó a Byblos, todo cambió y los vecinos pasaron de vivir en cuevas a saludar a Brigitte Bardot. Miro el coqueto puerto...

Leer más

Los cuatro tibetanos de Rugby

Los cuatro de Rugby en su foto de curso Corría el mes de febrero de 1913 cuando el Dalai Lama tuvo una visión: enviaría cuatro jóvenes al otro lado del mundo para que aprendieran los conocimientos de esos blancuchos que dominaban la India y que les habían invadido sin apenas esfuerzo. Llamó entonces a los nobles, a Lamas menores, y al común del pueblo para que presentaran solicitudes: de entre todas elegiría a los cuatro perfiles más prometedores. Los súbditos debieron de mirarse atónitos porque ninguno aceptó el envite. El Dalai Lama no cejó en su empeño y lo...

Leer más

Con los vivos y los muertos de Sabra y Chatila

‘Aquí viven mejor los muertos que los vivos’, me dice Mohammed mientras despliega una bandera palestina y busca un hueco entre las tumbas de sus paisanos. ‘Los muertos extranjeros’, puntualiza como si quisiera enfatizar que en Sabra y Chatila los muertos palestinos siguen con su tortura después de la muerte. Un corto paseo hasta los memoriales de los soldados polacos, franceses, ingleses, indios o egipcios confirman su queja: los muertos extranjeros viven mejor que los palestinos. Ya estén vivos o muertos. En el camposanto de los soldados caídos en las guerras mundiales se respira paz, la hierba huele a...

Leer más

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »