Categoría: Viajes

Viaje a Grecia: la venganza de Priapo

Dionisio era un dios muy aficionado al vino y a las juergas, amante de las mujeres bellas y de los muchachos de piel fina, de la locura ritual y del éxtasis. Hijo de Zeus, quien lo originó de su propio muslo, el pícaro Dionisio lideraba una pandilla de indeseables entre los que se contaban centauros, sátiros y silenos, prendas todos dispuestos siempre a llevar la fiesta al summum y a los asistentes a la mayor de las francachelas. En los frontales de templos desaparecidos, en el fabuloso museo arqueológico de Atenas, vemos a los faunos con sus velludas patas...

Leer más

Viaje a Colombia: Neonazis en los Andes, Tercera Fuerza

Existe una comunidad en el norte de Bogotá que se denomina Tercera Fuerza y que, como pueden leer en sus camisetas, tienen sus referentes políticos en la Herencia, la Tierra y la Comunidad. De cuando en cuando se reúnen y apoyan manifestaciones anti-izquierdistas, bajan al centro de Bogotá y exhiben su estética neonazi, sus cruces gamadas y demás parafernalia de difícil digestión en este lado del charco.  Son neonazis, pero neonazis andinos, lo que en Europa resulta un tanto difícil de entender por el empeño que tienen los neonazis europeos en excluir a todo el que no hunda sus...

Leer más

Viaje a Myanmar: el país de las sonrisas y de Aung San Suu Kyi

En la antigua Birmania sonríen hasta las estatuas de los templos budistas El 27 de mayo de 1990 la enérgica Aung San Suu Kyi ganó las elecciones generales de su país, que ella aún llamaba Birmania, y abrió, sin saberlo, las puertas a un futuro inesperado: tres días después, el 30 de mayo, los militares que dominaban el gobierno anularon unos resultados en los que la menuda líder había arrasado con un 80% de los votos y le refrendaban la condena que ya cumplía: arresto domiciliario. ¿Y por qué estaba condenada esta mujer? ¡Por haber sufrido un atentado a...

Leer más

viaje a Siria: de peregrinación chiíta en la mezquita de los Omeya

Cuando el califa omeya Walid I decidió aprovechar los cimientos de la antigua iglesia bizantina dedicada a San Juan Bautista no sintió temblar su mano pensando que echaba por los suelos parte de la historia de Oriente Medio. No le importó que el mismísimo emperador Constantino fuera su promotor ni que aquellas piedras labradas con una cuidada caligrafía latina fueran piedras angulares en el antiquísimo templo de Júpiter Damascenus. No hizo caso a las insignias griegas que ahora se erosionan al sol en los muros exteriores, no pensó en que podría encolerizar al terrible Hadad, el dios arameo de...

Leer más

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »