Categoría: Oriente Medio

Las huellas perdidas de los huérfanos armenios

Si desea conocer el destino de los niños armenios tan solo siga las huellas de sus pies desnudos impresos sobre el duro suelo de Byblos. Vea sus figuras mendigando con miserables escudillas sentadas en el piso, figuras de hierro forjado que mendigan mendrugos de pan metálicos para sus metálicas escudillas. Las huellas de los piesecitos desnudos y las figuras metálicas de unos niños que murieron de viejo hace ya mucho tiempo te conducen al castillo donde perduran sus recuerdos, sus espíritus, sus tragedias. Son los niños huérfanos del genocidio armenio y mirando sus fotos, sus espíritus de hierro forjado...

Leer más

La revolución de los bailongos

Por la plaza de los Mártires de Beirut camina una pareja de recién casados. Ella va radiante, su traje plateado, su rostro exultante, no suelta el ramo de flores. El novio sonríe feliz, no cabe en el traje de júbilo. A su alrededor se arremolinan revolucionarios que sonríen exultantes ellos también. No sabría decir si vienen de la ceremonia o si van, si pasan por aquí o se han solidarizado con el movimiento de protesta. Pero a su alrededor la gente baila, suena música, parece que estamos en el convite, solo falta la tarta nupcial. Suena un ulular lejano,...

Leer más

Viaje a Beirut: ladrones del mar

Amin echa el anzuelo en las tranquilas aguas de Zaitunay Bay. ‘A ver si pican’, me dice guiñándome un ojo. Frente a su caña de pescar un pequeño contingente de yates de lujo nos observa con altivez. Son barcos millonarios que pertenecen a billonarios en un entorno de trillonarios. Por ejemplo, el hermoso y carísimo Freedom domina el puerto de Beirut junto a hermanos y primos de cartera. Puedes verlo desde la distancia pero no tocarlo. ‘Antes tampoco podías bañarte cerca, ni lanzar la caña’. Ahora sí: de hecho muchos pescadores han abandonado las rocas de la Corniche para...

Leer más

Cacerolada en Beirut

En el centro de Beirut un muchacho coge carrerilla y sale corriendo para estampar una sonora patada en una plancha de metal. Otro, a su lado, ríe la ocurrencia y repite el ritual. Más allá, en un edificio agujereado al estilo queso grouyere, un señor golpea la pared con las dos manos y gesto serio. A su lado una larga fila de viandantes hace lo propio: hay una señora con hiyab que golpea la pared con una piedra mientras consulta el móvil, un niño pequeño que da porrazos con cara de susto, varios jóvenes que usan todo tipo de...

Leer más

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »