Categoría: Europa

Viaje a Huelva: el blanco desierto de los fosfoyesos

Imagen de las balsas de fosfoyesos desde Googleearth: su superficie es casi la de la ciudad de Huelva   Introducción. En el invierno de 1998 recibí una invitación de los ecologistas de Huelva para cubrir un extraño evento: la medición de la radioactividad de un vertedero químico a las afueras de la ciudad. Escribrí la noticia para La Voz de Huelva, donde trabajé efímeramente, con un resultado devastador: el director me riñó por publicar semejante cosa, el dueño del tabloide me gritó indignado y me acusó de poner en riesgo la publicidad del periódico (dependiente sobre todo de las industrias...

Leer más

Viaje a Kosovo: carnaval de Cádiz en Vitina

Un albanés mantiene alto el espíritu y yo decido imitarle   Hace ahora diez años alquilé un renault Clio en el aeropuerto de Sofía, la capital de Bulgaria, le prometí a su dueño que como mucho me acercaría a la frontera griega y enfilé morro a Macedonia, donde la guerrilla albanesa del UÇK-M asaltaba a las tropas eslavas reivindicando un referéndum que les permitiera unirse a sus hermanos de raza. En la ciudad de Kumanovo conocí a un albanés, Sheval, que se ofreció para presentarme a los guerrilleros aunque, eso sí, deberíamos ir a Kosovo para contactarlos. Sufrí entonces...

Leer más

Viaje a Grecia: la venganza de Priapo

Dionisio era un dios muy aficionado al vino y a las juergas, amante de las mujeres bellas y de los muchachos de piel fina, de la locura ritual y del éxtasis. Hijo de Zeus, quien lo originó de su propio muslo, el pícaro Dionisio lideraba una pandilla de indeseables entre los que se contaban centauros, sátiros y silenos, prendas todos dispuestos siempre a llevar la fiesta al summum y a los asistentes a la mayor de las francachelas. En los frontales de templos desaparecidos, en el fabuloso museo arqueológico de Atenas, vemos a los faunos con sus velludas patas...

Leer más

Viaje a Transnistria: de Moldavia al río Dniéster

Viaje a Transnistria: de Moldavia al río Dniéster En un rinconcito de Europa, cruzando un río llamado Dniéster, existe un país que vive inmerso en su propio mundo, suspirando por unos tiempos perdidos ya en la memoria pero que ellos se empeñan en mantener contra viento y marea. El país tiene una bandera que a nadie suena, por más que pretendan darle rimbombancia con el artificio de un nombre de leyenda: República Socialista Soviética Moldava de Trandsniestria. Un nombre que adoptó en 1990, cuando decidió independizarse de la República Socialista Soviética de Moldavia, un país que tampoco existía, como...

Leer más

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »