Categoría: Europa

Berga contra todos

Los vecinos de Berga están acostumbrados a presentar resistencia. Lo hicieron cuando la península aún no tenía ni nombre, plantando cara a los invasores de Roma. Insistieron más tarde, plantando cara a los árabes. Repitieron años después, plantando cara a los herederos de Fernando VII. Y lo hacen ahora, levantados en conjunto frente a lo que califican de estado español opresor. Un paseo por su casco histórico me recuerda los paseos por el Euskadi levantisco de los años noventa: barrios grises, casi industriales, a pesar de que paseo por la parte histórica, sus balcones iluminados por esteladas de toda...

Leer más

Cataluña fuera de España

Los vecinos de Llivia son tan independentistas que su pueblo está ya fuera de España. Físicamente. Por sus calles ondean esteladas, apenas se escucha castellano y el territorio español más cercano está a tres kilómetros. ¿Acaso se han llevado el pueblo fuera de la península? A decir verdad, el pueblo nunca se ha movido de su lugar original. Llivia pertenece al reino de España, algo que escuece a muchos vecinos a tenor de la proliferación de esteladas en balcones y ventanas (comenzando por el propio consistorio), pero al tiempo está fuera del territorio nacional por cosas de la historia....

Leer más

Esteladas transversales: cuando todo esto acabe ya nos arreglaremos…

Están por todas partes: en las barandillas de los balcones, coronando campanarios de iglesias, ondeando en las astas consistoriales, colgadas entre fachadas, a modo de pendones, de emblemas, de símbolos. Las hay grandes y pequeñas, ostentosas y tímidas, hay quien las lleva con orgullo en la solapa de una chaqueta, quien se envuelve en ellas como tacos mexicanos, las he visto en gorras, en viseras, bordadas en pantalones, en pegatinas colocadas de cualquier modo sobre una chaqueta, pegadas en los capós de los coches, en las ruedas de las bicicletas. Son las esteladas que alegran cualquier foto con sus...

Leer más

Ganesha, el dios de cabeza de elefante, pasea por París

  Parvati, la esposa del dios Shiva, pidió a su hijo Ganesha que vigilara la puerta de su toilette mientras tomaba un baño. El pequeño era tan responsable que se cruzó a su padre, el temido Shiva, y le prohibió la entrada. Shiva, que es todo cólera y furia y tremendos enfados, le cortó la cabeza sin saber que era su propio hijo. Parvati, como cosa rara, se afligió lo indecible cuando vio a su hijo decapitado y Shiva, que a pesar de aglutinar todas las fuerzas chungas del universo tenía su corazoncito, le prometió resucitarlo con la cabeza...

Leer más

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »