Categoría: Cáucaso

Donde reside el alma de los armenios

Entre las nubes bajas de las negras tierras del Alto Karabaj se levanta una iglesia. Es gris, parece húmeda y abandonada, erigida sobre una colina como a modo de capricho, está amurallada, parece a la defensiva. ¿Quién querría venir aquí? El taxista me deja en la puerta. Se santigua, mira alrededor, me dice algo ininteligible, sonríe, se aprieta la gorra contra las sienes y reclina el sillón del conductor para echarse a dormir. Supongo que me espera. Bajo al frío mediodía y noto la humedad de la neblina. El complejo parece abandonado. Pero no lo está: tan sólo llueve...

Leer más

Shusha, la tumba del rey eunuco

Los tiempos de esplendor de Shusha pasaron hace muchos años pero la ciudad actual es sencillamente fascinante Apenas queda nada del esplendor persa en la ciudad de Shusha. Como ya conté en este blog los vencedores armenios de los años noventa desterraron el barrio azerí sin sacarlo de la ciudad, lo arrinconaron y olvidaron hasta que las fastuosas villas se desfondaron, las comió la maleza, se agrietaron sus paredes, se resquebrajaron las vías, las aceras. Y murió. Tal vez en aquella esquina de la mezquita Yukhari Govhar Agha, que se cae a trozos y en cuyo interior alguien ha...

Leer más

Viaje al Nagorno Karabagh: las matrículas azeríes del hotel Titanik

Una vez hubo acabado la guerra, los vecinos de Vank recorrieron las calles de su ciudad y de las ciudades vecinas arrancando las matrículas de los vehículos que sus convecinos azeríes habían abandonado en su loca huida al que a partir de entonces sería el país más enemigo de todos: Azerbaiyán. La región del Nagorno Karabagh se rehacía de una sangrienta guerra con ribetes fratricidas y miraba al pasado común con pesar mientras ansiaba un futuro lleno de luz: serían parte de Armenia. Casi tres décadas después el ‘Jardín Negro’, o Nagorno Karabagh, es un país de opereta, un...

Leer más

Viaje a Erevan: la capital de los armenios

  En el centro del Cáucaso sur existe un país que tiene mucho de la irreductible aldea de Asterix y Obelix. Se llama Armenia y, como alguien me dijo en la capital de la vecina Georgia, parece levantarse sobre una roca. La entrada en el país desde el norte resulta, a ojos de un profano, un tanto desapacible porque la frase martillea el cerebro y deforma la realidad hasta convertirla en más real de lo que es. ‘Es cierto’, me decía, ‘esto es una roca’. La carretera, que ya en Georgia dejaba mucho que desear, se convierte en Armenia...

Leer más

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »