Categoría: Asia

Tiburones en la estepa

  Bajo un cielo de zinc y palés de madera nada un tiburón. No ha visto más cielo que ese, gris y metálico, tan cerca de la superficie que podría embestirlo si tuviera necesidad. Pero, con ser triste que el cielo del tiburón sea una chapa, más triste debería resultarle que el océano más cercano se encuentre a tres mil kilómetros de distancia. Porque este Oceanario, el primero que tiene Kazajistán, es también objeto del repelente libro Guinnes como el acuario más remoto de cualquier océano. Tres mil kilómetros. Los tiburones no lo saben pero viven en las estepas...

Leer más

Los murales soviéticos de Karaganda

  En el centro de Karaganda tres héroes del pueblo te observan desde las alturas. Es un mural y lleva por título la ‘Unión de la clase trabajadora’, con marcados tonos naranjas y rojizos. Los tres héroes de teselas toman el protagonismo de la Casa de la Unión y colorean una arquitectura gris. A poca distancia se encuentra el crucero Aurora, orgullo de la ideología soviética, liderando al pueblo hacia la batalla final. Los rostros de tres marineros, uno de los cuales pertenece a una mujer con su melena ondeante, miran a un infinito cercano con dos manos que...

Leer más

Karaganda, la ciudad de los esclavos

  El boulevard Mira de Karaganda ofrece sombra, frescor, exuberancia, verde. Los álamos buscan las nubes mientras que a ras de suelo niños rubios de ojos azules y morenos de ojos rasgados rompen el aire con sus columpios. Karaganda es una gran ciudad de majestuosas avenidas repletas de árboles. ‘Por cada álamo sembrado hay cinco cuerpos enterrados debajo’, contaba la escritora Larissa Zorenko al periodista británico Christopher Robbins. Miro los imponentes árboles, frondosos y agradables, pero ya no los veo igual. Porque Karaganda, como decía, está llena de avenidas larguísimas, de arboledas, de parques y jardines. De hecho Karaganda...

Leer más

Viaje a Karlag: en el gulag de Dolinka

El edificio administrativo de Dolinka parece un pastiche de cartón piedra construido para alguna película de serie B. Su estrella roja, sus colores pastel, esa fuente de bienvenida. Lo limpio que está todo, esas escaleras con brillo, los árboles podados. Incluso hay niños que juegan por el jardín empapados en agua y muertos de la risa. ¡Qué bonito es todo! ¡Nadie diría que dentro se esconde el museo del Karlag, que en ese edificio de juguete se firmaban órdenes terribles, que los niños son los bisnietos de presos que malvivieron vidas de película presidiaria! Un colegio se me adelanta...

Leer más

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »