Categoría: África

Los que se quedan

  Una patera desembarca en una cala de Roche. En Conil de la Frontera, Cádiz. Los tripulantes bajan ante el asombro de los bañistas y se dividen en grupos de intereses. Los subsaharianos corren pero de alegría, saltan, elevan las manos, saludan contentos. Los marroquíes menores charlan con los bañistas, bromean. Los marroquíes adultos corren también pero como alma que lleva el diablo. Buscan lugares altos, bosques. Buscan huir. Pero los subsaharianos no: esperan a la policía, se abrazan, posan ante las cámaras. Tienen de su parte a la ley. Y no porque la ley les permita quedarse en...

Leer más

Bajo la sombra de la Gran Esfinge

Cuando salgo del corredor de piedras milenarias que da acceso a la explanada de Giza y veo la Esfinge no puedo menos que palidecer de asombro y abrir mucho los ojos. Cuando los bajo (los ojos) y veo esa multitud internacional haciendo piruetas para repetir las clásicas monadas fotográficas en las que besan los morros del pobre bicho milenario no puedo menos que recuperar la sangre que perdí en mi primer asombro y apretar el paso. La Esfinge me impacta tanto con su hierática dignidad como los turistas con su descuidada vacuidad. ¡Qué no habrá visto la pobre Esfinge...

Leer más

El Cairo: en la ciudad de las mujeres acosadas

Junto a la mezquita Amr Ibn El Aas, la más antigua de África, se celebra una boda. Es un barrio popular de El Cairo, de los balcones asoman cabezas, de los tendederos cuelgan mantas de colores, la calle tiene un aspecto festivo. Un equipo de música escupe música a toda pastilla y en una mesa los hombres beben cerveza. ‘Beba usted, amigo’, me ofrece un muchacho. No: me obliga más bien. Están borrachos. Pienso que son cristianos pero me sacan del error: son musulmanes, pero un día es un día. Al fondo de la calle las mujeres hacen un...

Leer más

Viaje a Egipto: con la máscara de Tutankamon

Tutankamon era un tipo contrahecho, con un pie torcido, caderas más que anchas y posiblemente problemas de entendimiento. Nadie lo diría al contemplar su máscara funeraria, probablemente la más bella hecha jamás: cincelada en oro, con incrustaciones de obsidiana, lapislázuli, turquesa, cornalina y vidrio. Su brillo es asombroso, su rostro irradia luz, la combinación de colores de las piedras semipreciosas es sobria pero al tiempo confiere vida al rostro del faraón. Es increíble el grado de perfección alcanzado tres mil quinientos años atrás y que su autor sea hoy un absoluto desconocido. Más increíble parece que el cadáver, su...

Leer más

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »