Categoría: Viajes

Vivo sobre un mar de basura

Cuando los vecinos del barangay 23-C de Davao, al sur de la isla de Mindanao, también conocido como el barrio de Isla Verde, se asoman a la ventana ven un espectáculo único. Debajo de todas esas botellas, envoltorios, trozos de gomas, neumáticos, zapatillas, maderas, paquetes de tabaco, cartones, bolsas, envoltorios, garrafas, cartones, cañas podridas de bambú, suelas de zapato, pajitas, telas, latas de refrescos, carátulas de Cds y muñecas desmembradas hay líquido. Un líquido nauseabundo, seamos claros, un líquido compuesto de detritus, orinas, detergente, lixiviados, jabón, salivajos y restos de alimentos fermentados que forman una segunda capa bajo la...

Leer más

La desconcertante estrella Michelin de Hong Kong

En Europa no pasaría de taberna de tres al cuarto sin mucho interés pero en Hong Kong es toda una institución aunque también pasa desapercibida. Más allá de la hora de comer, claro está. Porque este tugurio de baldosas amarillas con fritanga incrustada, sillas anónimas y suelo a medio barrer tiene lo que sueñan muchos cocineros europeos que prefieren les digan chefs. Tiene su estrella Michelín. Y no es casualidad porque la recibe ininterrumpidamente desde 2011. Cada año, puntual, el crítico de la prestigiosa firma francesa acude a este antro y cae rendido a su cocina. Yo diría más:...

Leer más

Con los antidisturbios de Hong Kong

Los antidisturbios están detrás de la nube de periodistas. Hay que mezclarse con la prensa, nadar entre gráficos, cámaras y redactores libreta en mano para llegar a la otra orilla: el lugar donde residen los antidisturbios. Dudo de que haya otra revolución más filmada y fotografiada y retransmitida en directo que esta. Cualquier gesto, cualquier acción, cualquier mueca, quedan registradas para siempre. ¿Qué un antidisturbios se asoma a una esquina para ver si hay manifestantes? Decenas de periodistas lo esperan ya apostados sobre la acera para cubrir el único ángulo que les permita documentar la ficción. La ficción de...

Leer más

Montmartre, santidad y vicio

San Dionisio, y su cabeza, en la catedral de Notre Dame En el año 272 de esta era Dionisio, a la sazón primer obispo de París, fue capturado por las tropas de la imperial Roma y decapitado en un monte cercano a la ciudad. Los soldados debieron frotarse los ojos varias veces cuando el ajusticiado se agachó, recogió su cabeza cercenada y se marchó por donde había venido. Dice la leyenda que el sorprendente Dionisio caminó seis kilómetros con la cabeza bajo el brazo, que atravesó el monte, que recorrió caminos y vadeó riachuelos para, y finalmente, entregársela a...

Leer más

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »