Categoría: Personajes históricos

Fray Bartolomé de las Casas: el Garzón de cinco siglos atrás

El día de Pentecostés de 1514 Bartolomé de las Casas renunció a sus tierras y a sus esclavos en isla de La Española para dedicarse en cuerpo y alma a lavar su conciencia. En sus retinas aún se movían atormentados unos cuerpos que yacían insepultos en el lecho de un río medio seco tiempo atrás, cuando se asomaron curiosos a observar el paso de los estentóreos soldados de la corona española. Los taínos salían de sus aldeas para ver a esos extraños de cabellos brillantes y pelos en el rostro que decían venir en nombre de un dios desconocido....

Leer más

Diego de Alvear: la fortuna cordobesa del Odyssey

Diego de Alvear volvía a su Montilla natal, en Córdoba, después de una vida dedicada a abrir fronteras cuando una escuadra inglesa interceptó su flotilla frente a las costas del Algarve portugués. Diego, que dominaba el inglés, además de tupí, guaraní y otras seis lenguas, pasó a la nave principal de los agresores como traductor cuando los británicos, como aviso, dispararon una salva con tan mala suerte que el tiro cayó sobre la fragata ‘Nuestra Señora de las Mercedes’, la hundió, y con ella la fortuna de Alvear, acumulada durante toda una vida. Y con la fortuna, su esposa,...

Leer más

El arma secreta de Hernán Cortés: Jerónimo Aguilar, ‘la Lengua’

Jerónimo Aguilar tuvo que gritar en voz alta ‘Dios, Santa María y Sevilla’ para que los españoles no lo mataran como se mataba entonces a los indios. Jerónimo había nacido en Écija pero tenía la piel tan morena y la ropa tan deteriorada que lo difícil era ver en él a un cristiano. Así lo describe Bernal Díaz del Castillo, conquistador y cronista: “le tenían por indio propio, porque de suyo era moreno y tresquilado a manera de indio esclavo, y traía un remo al hombro, una cotara vieja calzada y la otra atada en la cintura, y una...

Leer más

Las dos vidas de Gonzalo Guerrero: un maya de Huelva

Si los vecinos de Gonzalo hubieran visto el cuerpo de aquel guerrero maya muerto por un disparo en una batalla sin nombre jamás habrían reconocido al mozalbete que zarpó de Huelva dispuesto a comerse el mundo. Gonzalo lucía argollas en las orejas, tatuado su cuerpo, la piel tan tostada que parecía morisco y las barbas sucias y descuidadas. Nadie hubiera dicho que nació cristiano en Palos, que lo bautizaron como Gonzalo Guerrero y que en su otra vida fue arcabucero en la toma de Granada bajo las órdenes del Gran Capitán. Pero esa fue su primera existencia, la olvidada....

Leer más

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »