Autor: José Luís Sanchez Hachero

Las norias humanas de Bangladesh

Sube la noria entre las risas de unas quinceañeras que miran desde las alturas el horizonte del parque Shishu. Un horizonte cercano, presumo, porque la noria asciende lo justo para que se pueda ver la copa de los árboles mas bajos. Y así debe de ser porque si la noria tuviera más altura las quinceañeras no tendrían problemas en recrearse en el horizonte de la monstruosa ciudad de Dacca pero entonces los muchachos que hacen de motor humano no alcanzarían las cabinas ni con el más portentoso de los saltos. Porque la noria no sólo es de madera coloreada...

Leer más

En el cementerio portugués del golfo de Bengala

En el patio de la catedral de Nuestra Señora del Rosario duermen su sueño eterno los espíritus de gentes de aspecto indio con nombres británicos y apellidos portugueses. Allá veo a Edwin Furtado y más allá John Serrao, Peter Gomes y Herbert Fernandes. En sus cruces hay angelitos de colores dibujados con cierto estilo naif, algún cuervo se posa descuidado sobre las cruces de piedra, la calma y el frescor de los árboles contrasta con la locura total que se vive fuera de su perímetro. Los apellidos portugueses pueden descansar en paz. ¿Pero qué hacen aquí tantos portugueses? Porque...

Leer más

En el puerto de Chittagong

    Hileras de barcos oxidados, pesqueros de madera con pomposos puentes de mando de los que asoman cabezas sonrientes, cargueros inmaculados, portacontenedores al límite de su resistencia, frágiles barquichuelas coronadas por coloridas sombrillas, petroleros moribundos rumbo al desguace, trasbordadores cargados de peregrinos. El puerto de Chittangong domina el golfo de Bengala desde una posición privilegiada pero al tiempo ofrece un universo de barro sucio, cielo gris plomizo y decrepitud que atonta al recién llegado. O sea: yo. Subo a una lanchita para ver desde el mar lo que he contemplado desde el puente que da acceso a la...

Leer más

El código Mudil

Enterrado en una tumba de un cementerio sin pompa, sirviendo de almohada a una adolescente muerta dieciséis siglos atrás, yacía (se suponía que para siempre) un libro de salmos. Pero no cualquier libro de salmos: el Libro de Salmos. El libro encuadernado más antiguo del que tengamos constancia, cuatrocientas noventa páginas de pergamino encuadernadas con cubiertas de madera sujetas con cuero, escrito a mano en dialecto copto con caracteres del griego antiguo que se completan con siete jeroglíficos del periodo tardío del antiguo Egipto.  Algunas palabras del griego y del copto no se habían visto nunca antes y sacudieron...

Leer más

En la mezquita más antigua de África

Cuando se levantó por vez primera esta mezquita Mahoma sólo llevaba nueve años muerto. Cuando se levantó por vez primera esta mezquita la capital de Egipto se llamaba Fustat. Cuando se levantó por primera vez esta mezquita no había ninguna otra en África así que los vecinos la miraron extrañados porque la mayoría no había oído hablar jamás del Islam. Lo grandioso es que mil quinientos años después sigue ahí. Renovada, claro, porque apenas queda nada del primer edificio, construido en el emplazamiento de la tienda de campaña del general Amr ibn al-As, el victorioso militar árabe que le...

Leer más

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »