Autor: José Luís Sanchez Hachero

Somalilandia: los refugiados del campo A no quieren ver extranjeros por allí

En el campo A no quieren ver extranjeros. Si aparece un coche se aproximan desafiantes, puños apretados, labios fruncidos y miradas amenazantes. Fuera: es lo primero que dicen. El conductor, Mohamed, que es local, se baja, el otro Mohammed, trabajador de una ONG alemana que también es local, le sigue vehículo abajo. Nada. No hay nada que hacer. Es un mundo pintoresco, como fuera del planeta, colorido pero sin que el color aquí tenga una connotación alegre. Todo lo contrario: es deprimente. El color proviene del desecho, de lo que los demás no quieren, de la basura. Es basura...

Leer más

Con los veteranos de las guerras de Abisinia

  Casi todos han superado los noventa años. Y aunque parezca mentira, hay muchos. Los veteranos de la guerra de Abisinia deambulan como almas en pena, mostrando sus fotos del Rey de Reyes, sus fusiles de madera, sus capas de pelo de león. Guardan en sus retinas imágenes en blanco y negro de una época perdida en la memoria del tiempo. Se han reunido en torno al hito que recuerda la liberación de Adis Abeba en la plaza Arat Kilo, un monumento que ellos llaman 28 de magabit (que corresponde, en el calendario etíope, al 28 de abril de...

Leer más

Los ochocientos sesenta mil refugiados que acoge Etiopía

En el centro comunal de refugiados de los Jesuitas de Adis Abeba se reúnen historias parecidas de cinco países distintos. ‘A saber’, cuenta Neway Alemayehu, ‘Sudán del Sur, Eritrea, Somalia, Sudán y Yemen’. Cada refugiado tiene su propia historia pero entre todos muestran unas tendencias parecidas. ‘De Somalia la gente huye por culpa de la guerra civil, los atentados de Al Shabaab y, últimamente, la sequía y las hambrunas’. Porque cada país tiene su propio infierno, aunque todos comparten algún bocado del averno común. ‘De Eritrea huyen por culpa de la dictadura de Isaías Afewerki’, un iluminado que machaca...

Leer más

Huyendo de la sequía: somalíes desplazados en Digaale

Cuando Roda Mohammed vio morir a su última cabra decidió marcharse. Para qué seguir aquí, pensó, si hace tres años que no cae una gota de agua y ya no hay ni un animal vivo. Así que agarró a sus cuatro hijos y viajó a la capital de su país, Hargeisa. Su marido se quedó, esperanzado como estaba en que la lluvia no podía tardar. ‘No sé qué será de él’, dice mientras vigila que no se le escape ningún niño. Se convirtió entonces en la última capa de una oleada de desplazados anuales. Porque Roda llegó al campo de desplazados...

Leer más

El museo del Terror Rojo de Etiopía

En una de las esquinas de la plaza Meskel de Adis Abeba lloran tres niñas. Son lágrimas de bronce porque ellas mismas lo son. Niñas de bronce que lloran lágrimas metálicas mientras que un cartel proclama: ‘Nunca más’. ¿Y por qué lloran las niñas de metal? Porque, en cifras de Amnistía Internacional, el régimen del coronel Mengistu Mariam se encargó de asesinar a más de medio millón de personas (aunque otros rebajan la cifra a los 150.000). Curioso que las tres niñas lloren en la plaza Meskel porque fue precisamente en esta plaza donde el coronel Mengistu lanzó su más...

Leer más

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »