Autor: José Luís Sanchez Hachero

Bailando joropo en el Guaviare

Por las calles de San José del Guaviare avanza una masa humana al son de un joropo. La masa humana se divide en parejas, caminan bailando, en fila india de a dos, las calles bullen de entusiasmo. He visto muchos festivales pero nunca una maratón de bailarines. ¡Porque tal es! No dejan de bailar, agarrados a sus parejas, vigilantes del paso, del compás, del trote, de no tropezar con la pareja que lo precede, ni con la que lo sucede. Sudan copiosamente porque esto es el trópico y hace un calor de impresión. La serpenteante multitud recorre calle tras...

Leer más

Sadaqa: pidiendo limosna en Bangladesh

A las puertas de Baitul Mukarram, la mezquita central de Dacca, en Bangladesh, se arremolina un grupo de menesterosos. Hoy es viernes, el Ramadán se acerca a su fin, el edificio está colapsado de público, la ciudad se vaciará en unas horas. Buen día para sacarse un dinerito en limosnas. Los pordioseros se disputan el mejor lugar de la salida natural de las miles de personas que se hacinan en el interior. Entre ellos se limitan el espacio: dos tullidos en sillas de ruedas, milagrosamente funcionales a pesar del óxido, toman posiciones. Las niñas ensayan las manos extendidas. Un...

Leer más

Los muertos ausentes del cementerio de Bogotá

Los nichos de la sección occidental del cementerio central de Bogotá guardan miles de cadáveres ausentes. Beatriz González los ha dibujado para que tengan presencia, secuenciados en cuatro sencillos dibujos serigrafiados. Por eso no tienen cara. Tampoco tienen cuerpos, ni nombres, ni apellidos. Se les reconoce como NN, la expresión latina Nomen Nescio, que significa ‘desconozco su nombre’. Sí tienen una presencia más corpórea los que aquí denominan ‘cargueros’. O porteadores. Soldados del ejército que los llevan atados como chorizos a unos palos con los que recorren kilómetros y kilómetros. O campesinos que han encontrado a compañeros asesinados por...

Leer más

En el Memorial de los bombarderos de la RAF en Londres

Cincuenta y cinco mil quinientos setenta y tres tripulantes de la Real Fuerza Aérea británica murieron en el transcurso de las misiones que realizaron sus bombarderos durante la Segunda Guerra Mundial. De ellos diez mil seiscientos cincuenta y nueve eran canadienses pero también había checos, polacos, australianos, neozelandeses, indios. Una cifra que pareciera más bien sacada de los datos de una ciudad. Pero una ciudad de muertos. De tripulaciones de avión muertos. Y si tantos muertos hubo en los cielos, ¿cuántos no hubo en tierra? Por si acaso, el memorial también está dedicado, dicen, a las víctimas a ras...

Leer más

En el museo Botero de Bogotá

Pues yo veo gordos. Y gordas. Hombres, mujeres, animales. Incluso esqueletos. Todos gordos. Y gordas. ‘No pinto gordas’, dice Fernando Botero, ‘le doy protagonismo al volumen’. Y vuelvo sobre mis pasos a repasar las pinturas que Bogotá ofrece altruistamente al curioso que visita su casco histórico. Gordos, concluyo. Y gordas, añado. ‘No he pintado una gorda en mi vida’, cuenta Botero en esta otra entrevista a EFE, ‘busco darle protagonismo al volumen, hacerlo más plástico, más monumental’. Y lo consigue de todas todas. Nadie lo niega y yo tampoco. Fernando Botero es el pintor más universal que ha dado...

Leer más

Anúnciese aquí

Anúnciese aquí

Tweets Recientes

Translate »